512-400-0162
 

¿Está el miedo paralizando tu productividad?

Seguramente has escuchado anteriormente la frase de “el miedo paraliza”.  Confieso que en varias ocasiones lo he comprobado por mí misma, a veces de manera consciente y a veces sin darme cuenta, me he quedado detenida para dar el siguiente paso por miedo. He visto a personas que les ha pasado lo mismo, que yo sé que pueden hacer más cosas, que lo tienen todo para lograrlo y que por miedo no lo llevan a cabo.  Pero, ¿a qué le tenemos miedo cuando se trata de tomar decisiones o realizar algún proyecto? La mayoría de las veces es a que no me salga bien, a no poder, a sentirme culpable por no lograr algo, a ser juzgada  o juzgado por el resultado, etc. En fin, la lista puede ser larga y diferente dependiendo de cada persona, su experiencia de vida, su aprendizaje de sí misma y su postura ante la vida.

El miedo, si no lo sabes reconocer y no lo sabes controlar, te puede detener a lograr tus más grandes sueños y en general cualquier objetivo que te hayas propuesto. Esto pasa a nivel personal y por lo tanto se traslada también a nivel empresarial donde el miedo puede estar afectando negativamente la productividad, creatividad y potencial de un equipo de trabajo.  He visto algunas personas con gran creatividad y conocimiento  que por temor prefieren quedarse para sí mismas alguna mejora que han logrado visualizar. Esto es frustrante para la persona y debe serlo para el Gerente o para la Dirección, pues se está perdiendo la oportunidad de contar con una aportación valiosa. Esas ideas deben ser oro molido para las empresas y no hay que dejarlas ir, ya que está comprobado que algunas grandes innovaciones provienen de iniciativas y propuestas de su gente.   Por lo tanto, es muy importante que un Gerente o Líder pueda  preguntarse si el ambiente de trabajo y su estilo de liderazgo fomenta el miedo en los empleados o al contrario anima a sus colaboradores a compartir sus ideas y a tomar acciones dentro de cierto alcance, a pesar de saber que se pueden equivocar.  Por otra parte, otro escenario es que el mismo líder o la Dirección esté frenando el crecimiento de la organización y de su personal por su propio miedo y falta de confianza, y esto lo lleve a que el temor a arriesgarse le impida tomar  acciones oportunas, por ejemplo. Es cierto que el miedo sirve para ponerse alerta, pero eso no debe impedir tomar las mejores decisiones. “El exceso de análisis causa parálisis.” Esta frase la escuché hace poco y me llamó mucho la atención porque yo siempre relacioné el análisis con algo importante, sin embargo el mensaje es que demasiado tiempo invertido en solamente analizar algo,  posiblemente sea solo una excusa disfrazada para detenerse en el proceso de tomar acción.

Esto la mayoría de las personas lo sabemos, sin embargo, en ocasiones no lo estamos controlando y termina siendo el miedo quien asume el papel principal y dirige el timón.  Si es algo tan importante, ¿por qué no lo estamos aprendiendo a manejar para convertir ese miedo en reflexión, seguridad, aprendizaje y motor y así ir en busca de lo que más queremos?.  La buena noticia es que hay forma de poder reconocer y dirigir esos temores que nos pueden estar desviando de alcanzar nuestro potencial, tanto en nuestra vida personal como laboral. A veces no sabemos cómo y es aquí donde la ayuda de un Coach calificado puede ayudar a iniciar un proceso en donde de manera estructurada (o acompañada) la persona aprende a conocerse mejor, a dejar atrás aquellas limitaciones como los miedos y a  reconocer que más allá de ser una realidad, esos temores han sido creados debido a diversas circunstancias, y que así como se han formado se puede desvanecer para dar paso al verdadero potencial de cada persona.

Lo recomendable es que antes de decidir trabajar con un Coach Profesional, se confirme que esté avalado por  la ICF (International Coach Federation) y que se trabaje con él durante varias sesiones. Esto le ayudará a la persona a definir claramente sus metas, diseñar estrategias para poder lograrlas y tener la confianza necesaria para llevarlas a cabo. Los resultados típicos de un Coaching Profesional exitoso normalmente incluyen:

  • Ascender a una nueva posición deseada de forma rápida y eficaz
  • Un paquete salarial más alto, que puede no haber sido una prioridad
  • Iniciar su propio negocio
  • Lograr un mayor desarrollo profesional dentro de su organización actual
  • Reducción del estrés y mejora de la vida familiar

Cuando no vences tus miedos, el miedo te vence a ti. No es que se trate de una lucha, pero he aprendido que dar el paso de vencer los miedos, es como adentrarte a una “dimensión desconocida” fascinante porque es cuando puedes descubrir que al otro lado del “miedo” estás TU con todo tu potencial y lo que eres capaz de ser y hacer.

“No es más valiente aquél que no tiene miedo, sino el que sabe conquistarlo!”

-Nelson Mandela

Leave a Reply